lunes, 7 de septiembre de 2015

FIN

🌿

Siempre lo he planeado todo. A finales del año pasado y a inicios de éste casi me volvía loca por las vacaciones y porque no tenía una rutina tan marcada como en el resto del año. Incluso he estado planeando esto, pero no creo que sea algo que se planea, simplemente pasa.  

Hace unos días leí que es mejor escribir para uno mismo y no encontrar público, que escribir para el público y no encontrarse uno mismo (Cyril Connolly)y sentí que eso era para mí. Si bien no planeaba lo que escribía -eso es cierto, todo lo que pudieron leer provino totalmente de mis entrañas- sí planificaba otras cosas, que al final se volvió un caos aquí dentro y terminé dejando todo porque simplemente todo se descontroló y no sabía con qué cara volver y entonces empecé a subestimarme. 
      Para quienes han leído un poco más éste blog durante más tiempo sabrán que estudio clarinete y supongo que alguna vez mencioné cuánto me gustaría estudiar Letras. Es mi último año y he cambiado de opinión. Amo escribir porque es parte de mí, pero creo que éste blog no lo es más, ya no lo siento así porque se volvió una obligación más que un placer como lo fue al inicio. He decidido estudiar Música, que no veo mi vida alejada de ella y estudiar otra cosa me habría separado de lo que me llena como nada más. 

No sé qué más decir y no estoy segura que alguien vaya a leer todo esto, pero no podía irme sólo así. Y bueno, he aprendido que no puedo planificarlo todo y tampoco pienso hacerlo más, o no de forma tan extricta. (Así como no planeé que entrara en mi vida en un pestañeo y con las mismas decidiera salir de ella) Creo que ya lo he dicho todo.

En fin, más vale que salga pronto de aquí y empiece a buscarme, otra vez.

sábado, 15 de agosto de 2015

La loca

Aún pienso en ella. Recuerdo esos días donde no paraba de sonreír, que era muy de vez en cuando, pero fueron los mejores de mi vida. De nada sirve decir si hubiera, pero si hubiera sabido no sé si habría hecho algo al respecto, porque fueron sus últimos días donde más me amó. Sí, lo digo así, a secas y no me importa. Y sí, afirmo que ella me amó como nunca lo hizo a lo largo de su vida, sino antes de irse. Supongo que fue por lo mismo, ella lo sabía y lo esperaba, y si no me hubiera amado tanto, no habría pasado lo que pasó.
     En sus últimos días, esa mujer loca que vivía conmigo no paraba de reír, y es que nunca la había visto tan feliz. Me pareció un comportamiento poco común en mi compañera, pero no sería yo quien la detuviera, nunca lo había hecho, entonces, ¿por qué ahora? Su risa llenaba mis días, daba calor a mi corazón.
     Fue en los últimos días donde me besaba con pasión el alma, y son esas caricias tan imborrables como la manchas de su vómito en la pared del baño. Durante las noches dormíamos poco, porque ella quería seguir bailando y cocinando y riendo y recitando. Algunas veces cantaba en lugar de cocinar, pero daba igual, ella me hacía feliz.

Una semana antes, me escribió dos cartas diarias donde me recordaba su amor y que estaba loca por mí. Sabía que estaba loca, aunque por un tiempo dudé si se debía a mí, pero ella lo aseguraba con firmeza que terminé por creérmela. En algunas ocasiones me recordó el día que nos conocimos, o la primera vez que la acompañé a casa, o el día que tomé su mano, y también escribió sobre el día que finalmente se decidió a robarme un beso. Se puso colorada cuando la leí, casi tanto como esa vez. Paseábamos por la carretera, camino a casa, como de costumbre, y se volteó y me besó. Fue un beso veloz y violento donde nuestras cabezas chocaron y dolió mucho, pero más que extraño fue muy divertido. Ambos éramos dos jóvenes inexpertos que no sabían ni cómo dar un sencillo beso en los labios. En ese momento quise acercarme a ella y darle uno así como se supone que debe ser, pero no lo hice; no lo hice por miedo.

Ella fue mi primer amor, también quisiera decirle único, pero después de ella tuve mis enamoramientos fugaces. No, no crea el lector que engañé a mi bella compañera, tan sólo gusté de otras mujeres mientras estaba con ella, quizá consideré a una que otra más atractiva, pero yo, querido lector, estaba perdidamente enamorado de esa loca.

De joven, le pedí que huyéramos juntos. Abrió los ojos como dos enormes platos y pronto se alteró. Me dijo que estaba loco, qué irónico. Ella hablaba tan rápido que entendí la mitad de lo que dijo, y mi memoria tan solo recuerda la mitad de eso. Me reí y le dije que era un chiste, pero nunca lo fue. Yo quería vivir con ella, quería estar con ella por el resto de mis días, quería formar una familia con ella; hacerla mi esposa. Finalmente me puse los pantalones e hice las cosas como Dios manda. Fui hasta su casa y hablé con sus estrictos padres. El señor me veía como siempre lo había hecho: de pies a cabeza haciéndome de menos. La señora, detrás de su marido, me echaba un ojo de vez en cuando, y ella no estaba de acuerdo en todo, pero sé que me consideraba un buen muchacho. Les expliqué cuánto amaba yo a su hija y lo feliz que era a su lado, les dije que quería hacerla feliz. El don rió con ironía, llévatela, dijo, y no se aceptan devoluciones. Me pareció la cosa más grotesca que jamás había escuchado, así que con más ganas me la llevé de allí.

Disculpa, querido lector, creo que ya empiezo a divagar como normalmente me pasa al querer contar una bonita historia, pero es que cuando hablo de ella, que es la mayor parte del tiempo, no puedo evitar recordar cada segundo a su lado, que fueron terriblemente maravillosos. Sé que no te interesa saber cómo la conocí y mucho menos cómo fue el día de nuestra boda, pero yo era tan feliz.
Como iba diciendo, las últimas semanas, que son el recuerdo más fresco en esta mi memoria, fueron las más dichosas que alguno de nosotros vivió jamás. Ella me besaba y me abrazaba mucho, y ese contacto me mantenía de pie. Sus manos entrelazadas con las mías era como cierto cambio de energías que me estremecía todo el cuerpo. Su piel ya no era tan suave como en antaño, pero era ella, y con eso te digo todo. Hacíamos el amor todo el tiempo, pero nunca nos quitamos la ropa.
      Yo sigo sin entender la magia que había dentro de esa loca mujer, pero con su mirada me desvestía el alma y entraba en mí sin preguntar, así de entrometida era. Pero me gustaba. Me gustaba cuando me veía fijo los ojos y entonces lo sabía todo sobre mí. Como te digo, era mágica.

El día que se fue encontré una única carta sobre la mesa y me pareció un poco raro por la hora, pero creí que había pasado todo el día riendo que se le había olvidado escribirme la segunda. La abrí entusiasmado queriendo leer y recordar algún otro momento de nuestra juventud, pero no había nada de eso. En esa carta me dijo que me amaba y que la hice muy feliz, tal como había prometido a sus padres el día que pedí su mano. Ella decía amarme pero me parece que poco lo demostró en ése momento. Dijo que las últimas semanas habían sido las mejores y así como ella se llevaba el recuerdo, esperaba que yo también lo mantuviera en lo profundo de mí, del alma, que nunca muere. Me pidió que comprara un perro, y se disculpó por su fobia hacia ellos, que fue lo que me privó de tener uno. Y el resto de los breves párrafos destilaban dulzura pero yo no la sentía, y por primera vez comencé a sentirme solo, y allí realmente la extrañé. Era normal cuando mi mujer se encerraba en su habitación días enteros, y yo la extrañaba durante la cena, pero ella seguía allí, no sé si me entiendes. Y ya empezaba a acostumbrarme a los aromas de su piel que ahora me harían falta.

Ella me amaba, lo puedo asegurar. Ella me amó como nunca antes de irse.


 P.D. No olvides cerrar la reja.



Atentamente,

La loca.